El clavel es una planta herbácea perteneciente a la familia de las Caryophyllaceae
(Dianthus caryophyllus), de 1 m de altura con hojas angostas, opuestas y envainadoras y flores vistosas.
En principio, el clavel silvestre florece durante la primavera y verano.
Pero lo más normal es encontrar el clavel cultivado, pues se puede hacer florecer
de manera artificial cuando se quiera, incluso en pleno invierno. Lo único que requieren
para su desarrollo es una buena tierra y abundante riego. El sol les debe dar de lleno.

external image claveles_de_colores-1.jpgexternal image fotos-claveles-pq.jpg

Como especie aromática, se deduce que en su composición debe hallarse una esencia muy olorosa,
y en efecto se le puede encontrar, aunque en cantidades pequeñas, distintas para
las diferentes variedades de claveles que existen. En las partes herbáceas de
la planta también es posible hallar saponinas y algunos principios activos de menor importancia.
En cuanto a sus usos medicinales, poco hay que decir. En realidad, no es una planta que se
caracterice por poseer intensas propiedades medicinales, pues más bien su principal empleo
se enmarca dentro del campo de la perfumería.